Nuestro Blog

Psicología Positiva Potenciadora aplicada a Educación y Familia


nino-y-padre-hacen-deberes-p
Loading

Enséñale a hacer los deberes

Realizar las tareas escolares es responsabilidad de los hijos porque este tipo de tareas permite reforzar los aprendizajes de clase, ayuda a crear hábitos de estudio, de superación y de disciplina; y además, refuerzan la concentración y la memoria.

Entonces, ¿qué papel han de adoptar los padres? Los padres deben vigilar, apoyar, y hacer un seguimiento de los deberes, pero nunca hacer ellos mismos la tarea.

A continuación, os presentamos los 10 errores más comunes de los padres al hacer los deberes con los hijos y os damos solución a cada uno de ellos:

1. Hacer los deberes en cualquier lugar. El “momento deberes” es importante. Hay que procurar disponer de un sitio fijo de estudio para ellos, que les permita estar tranquilos, en silencio, sin distracciones (sin tele, perros, hermanos).

2. Protestar como padres sobre la cantidad de deberes. En su lugar, aceptemos la realidad. “Los deberes son los que son y los que tocan”; en casa se debe respetar la decisión del profesor. Les estamos preparando para la vida.

3. Hacerlos nosotros. El sentido común ya nos dice que les estamos haciendo un flaco favor.

4. Entender los deberes sólo como nuevos aprendizajes de conocimientos.  Los deberes son refuerzos para el aprendizaje, y sobre todo, para ser cada vez más autónomos. Más que explicarles las dudas, tenéis que conseguir que encuentros ellos mismos la respuesta que buscan.

5. Convertir los deberes en el “momento regañina” de cada día. Transformar el tiempo de hacer deberes en un tiempo de paz y de tranquilidad. Si tienen dificultades, que al día siguiente consulten con sus profesores al día siguiente.

6. No tomar en serio su necesidad de presencia y de apoyo. Desconectar de los smartphones para estar a su lado, mirándoles y escuchándoles si lo requieren.

7. Imponer un control absoluto. Si quieren que les enseñemos la lección, debemos hacerlo. Si les ponemos nerviosos o ellos nos ponen a nosotros, es mejor confiar en su responsabilidad y decirles que confiamos en ellos.

8. Evitar el diálogo con los profesores. Potenciar el diálogo y la colaboración con los profesores y consultarles si hace falta soporte complementario.

9. Permitir que afronten las tareas escolares agostados ya de actividades extraescolares. Las actividades extraescolares son necesarias pero no pueden ser obsesivas. Es mejor adaptarlas a la personalidad e intereses de cada hijo/a y permitir tardes en las que haya horas de juego en casa y de estudio.

10. Ser anárquicos. Los deberes son un aprendizaje del trabajo autónomo y de autodisciplina. Les ayudamos si montamos un calendario, mismo tiempo, misma hora, mismo sitio.

Cómo organizar el tiempo de los deberes

A cada edad su tiempo. Con 15 minutos es suficiente para que los más pequeños lean o ejerciten cálculos matemáticos. De 6 a 8 años: entre 30 y 40 minutos. De 8 a 10 años: una hora. A partir de esa edad: entre 60 y 90 minutos. En Bachillerato: entre dos y tres horas.

Establecer una hora de inicio y otra de fin.

Hacer una pausa de entre dos y diez minutos cada hora de estudio.

No empezar por la asignatura más difícil. Pasados 30 minutos es cuando los niños alcanzan su máximo rendimiento. A la hora y media, el rendimiento disminuye. Deben afrontar las asignaturas más fáciles.

A partir de los 6 años ya son autónomos para empezar a hacer los deberes solos.

Lara Gómez

About Lara Gómez

  •  

Leave a Comment