Nuestro Blog

Psicología Positiva Potenciadora aplicada a Educación y Familia


hiperactivo-copia
Loading

Los niños malos no existen

Los niños malos no existen. En cualquier caso, existen los niños que hacen cosas mal hechas o cosas que a nosotros no nos gustan o creemos que no están bien.

Sabemos que el lenguaje crea la realidad; al niño que constantemente le repiten que es malo, encauza su conducta a ser malo. Se vuelve más “pegón” y “contestón” y, por supuesto, menos obediente. Con el agravante de que este mensaje negativo daña diariamente su autoestima y su alma.

Esto no significa que no tengamos que poner límites a nuestros hijos ni reñirles por miedo a que se traumaticen. Nada que ver, los límites son necesarios. La comunicación y la paciencia son la clave para educar a niños/as emocionalmente saludables.

Algunos ejemplos en los que los propios adultos les hacemos que se crean y se sientan malos:

a) Un bebé de 1 año que empuja a otro y la profesora le riñe mientras le dice “¡eres malo!”. Lo correcto sería reñirle diciéndole lo siguiente: “Pegar está mal hecho. A los amigos se les dan caricias, si pegas haces daño.” Este mensaje le ayuda a entender, sin dañar su autoestima.

b) Una niña de 3 años que monta una rabieta en el supermercado porque su madre no accede a comprarle una piruleta. Entonces ella, sofocada y furiosa, le grita:¡eres mala, pórtate bien!”. El mensaje constructivo podría ser: “Estoy disgustada contigo porque te has portado muy mal en supermercado.” Portarse mal no es lo mismo, ya que no significa lo mismo que “ser malo o mala”.

c) Niño de 4 años que no da besos a sus abuelos. Y le dicen “Eres malo”. El mensaje correcto de los abuelos podría ser: “Me molesta que no me des un beso cuando vengo a verte.”

Como he dicho anteriormente, el lenguaje crea la realidad. Los más pequeños aprenden de nuestras respuestas. Ahora que soy mamá lo veo con mi hijo, incluso en el despacho cuando atiendo a los alumnos. Es importante que mostréis a vuestros hijos, nietos, sobrinos, amigos aquello que hacen mal; pero sin dañar su alma y su autoestima, y sin etiquetarlos de malos.

La clave es crecer con seguridad y con autoestima. Los niños necesitan aprender qué es correcto y qué no, necesitan que les mostremos qué pueden hacer y qué no. Estas son herramientas que les sirven para crecer con seguridad y confianza en ellos mismos.

Es muy importante que recordéis y tengáis presente que los niños hacen cosas de niños. Es bueno rebajar nuestras expectativas cuando salimos de casa y vamos de excursión, con la familia o a comprar. Aprendamos a fluir con ellos.

 

Lara Gómez

About Lara Gómez

  •  

Leave a Comment