Nuestro Blog

Psicología Positiva Potenciadora aplicada a Educación y Familia


controlar_estres
Loading

Las dos caras del estrés

Ya sea la falta de tiempo, por la presión de la competencia, por las valoraciones críticas de compañeros, el estrés forma parte de la rutina de la mayoría de los seres humanos. Una reacción, por otro lado, que activa un sistema biológico muy parecido en todos los vertebrados. Protagonistas de este sistema son las hormonas adrenalina, noradrenalina y cortisol, las cuales desarrollan en el cuerpo efectos dirigidos, sobre todo a responder antes situaciones agudas y difíciles. Algunos de dichos efectos son la activación del sistema cardiocirculatorio o la aceleración de la respiración. Aunque la influencia del estrés va todavía más allá: afecta al aprendizaje y a la memoria.

En resumen: el estrés puede reducir las capacidades de aprendizaje y memoria. Esto lo observamos sobre todo cuando los agentes estresantes no tienen nada que ver con la situación de aprendizaje. Las experiencias que provocan que nuestro cuerpo se conmocione se adhieren de forma inmediata en la memoria. En este caso, el estrés estimula la capacidad de aprendizaje. Las hormonas del estrés (adrenalina, noradrenalina y cortisol) fuerzan cambios estructurales en las neuronas y, con ello, la capacidad de memorizar.

¿Significa esto que el estrés provoca que una persona se torne olvidadiza? No; la presión psíquica, en determinadas circunstancias, incluso puede mejorar la recuperación de los recuerdos. De hecho, las experiencias emocionales, sean positivas o negativas, permanecen adheridas a la memoria de forma extraordinariamente efectiva. ¿Qué acontecimientos del año pasado recuerdas? Lo más probable es que te venga a la memoria la vivencia de aquellas experiencias más alegres, penosas o molestas.

Lara Gómez

About Lara Gómez

  •  

Leave a Comment