Nuestro Blog

Psicología Positiva Potenciadora aplicada a Educación y Familia


Boy Sitting in Hallway
Loading

Cuando los padres parecen ser menos padres

Es sorprendente la cantidad de adultos que después de la separación acuden a sus hijos para que les resuelvan sus problemas, o bien para agarrarse a ellos como única tabla de salvación que los ayude en su supervivencia, tanto emocional como física.

Cuando el matrimonio se rompe, los niños adquieren un nuevo significado para sus padres. En algunos casos, pueden convertirse en una carga mucho más pesada. En otros, se les ve como un desafortunado residuo de un sueño que fracasó. O pueden brindar esperanza y significado a la vida de uno o ambas partes.

En general, los días posteriores a la separación, los cuidados parentales suelen disminuir porque los adultos tienden a preocuparse por otros asuntos personales más prioritarios para ellos en ese momento. Es frecuente pues, que el progenitor que se va fuera de casa visite menos a la familia en esta fase inicial. Para los hijos, al ver estas reacciones, sienten que sus padres se están distanciando de ellos y se sienten rechazados y abandonados por uno por ambos padres.

A tener en cuenta:

  • Los niños que se sienten más rechazados por sus padres tienen entre 6 y 12 años.
  • Los padres varones amargados que sienten un odio intenso hacia la exmujer producen más ansiedad en los hijos varones que las madres en la misma situación.
  • Las hijas están más alteradas y trastornadas emocionalmente por el odio y la amargura que la madre expresa hacia el exmarido.
  • Los hijos/as tienden a identificarse con la humillación y el sentimiento de rechazo que sobre ellos vierten sus padres, que se sienten así de humillados y rechazados.

En resumen, cuando los hijos necesitan más de sus padres es cuando estos parecen ser menos padres. En consecuencia, todas estas situaciones tensas de convivencia hacen aumentar la irritabilidad y los trastornos emocionales de los hijos y que aparezcan con mayor frecuencia rabietas y rebeldía. Y para los padres, que están más susceptibles les resulta más difícil imponer normas y límites.

No olvides que te separas de tu mujer/marido, pero no de tus hijos. Ellos  no tienen ninguna responsabilidad de que tu matrimonio no haya salido bien. Tus hijos/as te necesitan y te quieren, dales la atención y el cariño que merecen.

Lara Gómez

About Lara Gómez

  •  

Leave a Comment