Nuestro Blog

Psicología Positiva Potenciadora aplicada a Educación y Familia


hermanos 3
Loading

¿Tratar igual a los hermanos?

La frase: “Yo los educo igual” conlleva un riesgo añadido: para educarles igual se les trata igual. En cambio sabemos que cada niño/a es diferente por lo que deben ser tratados de forma diferente, eso sí, con el mismo respeto. Por ejemplo, uno puede tener miedo de los truenos y otro no, uno puede tener facilidad para las matemáticas y el otro no, o uno puede ser más hábil para las relaciones sociales y el otro menos.

Al aplicar igual trato a los hijos se pueden generar muchos conflictos entre los niños y dudas en los padres. En ocasiones, es posible e incluso conveniente un trato igualitario; en otras lo indicado es un trato diferenciado porque como hemos dicho, sus necesidades son diferentes.

Algunos ejemplos cotidianos: Si uno prefiere agua y otro refresco, ¿por qué hay que obligar a los dos a tomar lo mismo? Si uno quiere clases de inglés y otro de ajedrez, ¿por qué obligarles a estudiar lo mismo? Si uno se siente valorado y satisfecho con una caricia y el otro necesita muchos besos, ¿por qué hay que darles el mismo tipo de atención y en igual dosis? No siempre la igualdad es lo correcto. El trato igualitario, en ocasiones, resulta injusto

En resumen, el objetivo de la educación entre hermanos no puede ser la igualdad, proporcionar a cada uno de ellos lo mejor teniendo en cuenta al propio niño/a y nuestras condiciones actuales.

Os dejamos el enlace al video: ¿Cómo evitar los celos entre hermanos?

 

Lara Gómez

About Lara Gómez

  •  

Leave a Comment